Skip to content

 5 prácticas esenciales para tu bienestar

13 Diciembre, 2019

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera la salud como un "estado de completo bienestar físico, mental y social y no solo la ausencia de enfermedades y enfermedades". Para estar bien, debemos cuidar todos los ámbitos de la vida. Del cuerpo a las emociones. En todos los entornos en los que nos vemos afectados (familia, trabajo, amistades, vecindario, comunidades).

Cultivar el equilibrio en todas estas formas a través de la práctica constante es lo que hace que nuestras mentes estén saludables. Liberarse de las frustraciones, la culpa, la incomprensión u otras emociones dañinas es un largo camino, pero puede comenzar con algunas tareas internas, como las siguientes.

1. Calma tu mente

El primer paso para el bienestar es detenerse y reducir la velocidad durante unos minutos. Crea más intimidad contigo mismo y con tu mente. En la prisa diaria, olvidamos guardar silencio por unos minutos. La meditación es una práctica comprobada para el bienestar, especialmente cuando se ve como una forma de cultivar un estado mental, pero no necesita convertirse en otro compromiso que genere culpa. Simplemente deténgase en una posición cómoda y tranquilice su mente durante unos minutos cuando esté muy agitado y verá cómo las siguientes decisiones se vuelven más claras.

“Experimenta el silencio. Al principio puede parecer abrumador. Puede parecer solitario. Pero el silencio es una escuela poderosa de conocimiento y sensación. El silencio nos hace mirar hacia adentro. Mirar hacia adentro tiene un costo, pero los beneficios son mucho mayores. Descubrí (¡tan tarde!) Que el silencio enseña y libera. Experimenta el silencio.

– André Dahmer

2. Haz lo que hay que hacer

Tomar medidas para resolver los problemas lo antes posible también es una forma de aliviar el estrés, disminuir la culpa y mejorar el bienestar. Una buena manera de hacer esto es dejar de cumplir promesas u objetivos vinculantes en asuntos personales y enfocarse en el logro sin engañar a otros y a nosotros mismos. Dilación no es más que encontrar justificaciones vacías para nuestra falta de fuerza de voluntad. Cuando no tenemos a nadie para justificar, terminamos haciendo lo que se debe hacer, y la sensación de logro es deliciosa.

Vittude

3. Crear conexiones verdaderas

Esta práctica es uno de los mejores remedios para nuestro egoísmo y autocentrado, características que afectan tanto nuestro bienestar. Cuando creamos conexiones verdaderas, desarrollando un interés genuino el uno en el otro, nos centramos un poco en nuestras preocupaciones y nos damos cuenta de los universos infinitos que existen más allá de los nuestros. Esto calma nuestras mentes y nos ayuda a formar relaciones de asociación que se benefician mutuamente sin ser el objetivo principal de estar cerca y dar.

“La atención es el mejor regalo que nos podemos dar. … Nuestra capacidad de amar depende de la calidad de nuestra atención ".

– Don Laurence Freeman

4. Sueña contigo mismo

Desde el comienzo de nuestras vidas, hemos sido invitados a desempeñar roles que no siempre se ajustan a nuestros deseos más profundos. Sin embargo, no estamos atrapados en las concepciones que fueron diseñadas para nosotros. Cada uno de nosotros puede alcanzar nuestro máximo potencial humano, superando las dificultades emocionales y limitando las visiones. Poder soñar es mirar más allá de lo que se nos ofrece, encontrar nuestras aspiraciones más profundas y dar pasos para lograrlas. Crear metas y objetivos en este sentido es otra de las prácticas que nos llevan al bienestar.

5. Abraza tus incertidumbres

En lugar de reaccionar, culparnos a nosotros mismos, culpar a otros, estresarnos, luchar y sufrir con lo que creemos que es verdad, ¿por qué no cuestionar nuestras verdades y aceptar las incertidumbres de la vida? Observar dónde colocamos seriedad y peso, reconociendo que no todo lo que creemos que es correcto para todos, nos libera de sentimientos negativos como la culpa, la presión, el dolor. La próxima vez que un sentimiento se manifieste automáticamente, podemos sonreír ante nuestra confusión interna y externa, mirando y actuando en lugar de reaccionar a los impulsos creados por nuestras certezas.

"Para que las cosas se nos revelen, necesitamos estar preparados para abandonar nuestros puntos de vista sobre ellas".

– Thich Nhat Hanh

Estas y otras prácticas pueden ocurrir juntas, con la ayuda de profesionales que trabajan con la mente. ¿Estás buscando un psicólogo que te ayude en este camino? ¡Podemos ayudarte!

¿Buscas psicólogos en Sao Paulo? ¡Programe una cita hoy!