Skip to content

 8 estrategias para convertirse en un buen líder

23 Enero, 2020

Liderazgo Es algo que requiere muchas habilidades para realizarse bien. Todos los que toman la posición de líder quieren destacar. Después de todo, ser un líder significa ser una especie de director de orquesta. Algo que confiere un cierto poder, una especie de gobierno.

Sin embargo, debemos entender que ¡no solo ser un líder, sino ser un buen líder es esencial! ¿Y qué se necesita para convertirse en un líder experto que se suma al equipo dirigido, en lugar de ser simplemente "alguien que dice qué hacer?"

Esto es lo que cubriremos en este artículo: estrategias de liderazgo para llevarlo a donde quiere y hacer bien su trabajo en equipo, o si ya es un líder, puede desempeñar ese papel aún mejor.

Comando vs. liderazgo: lo que hace un buen líder

Muchas personas se equivocan al creer que liderar un grupo es lo mismo que mandar. Y este es un punto clave para definir un buen líder.

En general, mandar un equipo es lo mismo que liderar, es decir, dar órdenes. En este tipo de relación jerárquica no hay mucha interacción entre el "comandante" y los otros colaboradores.

No es raro que el jefe, o cualquier persona en una posición de mando, sea visto como rígido, para mantener una cierta distancia. Es un tipo de poder que transmite tensión.

Después de todo, los jefes tradicionales a menudo presionan a sus subordinados y exigen resultados constantes, a menudo se exponen a la situación, como si parte de la responsabilidad de los resultados tampoco fuera suya.

Por supuesto, hay jefes "geniales" que mandan con algo de empatía. Pero aún así, están lejos de ser verdaderos líderes. Y es precisamente por eso que cuando hablamos de liderazgo sugerimos otro tipo de relación, que tiene un nivel jerárquico de poder pero funciona de manera más fluida.

Liderar requiere una mayor comprensión del conjunto, conocimiento de los objetivos y metas, y una visión integral del trabajo en progreso.

El profesional que toma el lugar de líder generalmente vigila a los empleados y tiene una buena relación interpersonal. De esta manera, siempre que sea posible, cumple con las solicitudes y expectativas de todos.

El liderazgo también significa no solo hablar con los otros miembros del equipo, sino sobre todo escucharlos y respetarlos, comprender sus particularidades sin ningún tipo de generalización.

Es por eso que el liderazgo es más complejo que el comando. Para ser un líder debes tener ciertas características y estar dispuesto a desarrollar algunas habilidades si no las tienes.

Es por eso que practicar algunas de las estrategias que enumeramos a continuación es tan importante para convertirse en un líder exitoso.

8 estrategias para ser un buen líder

Es cierto que algunas personas pueden considerarse líderes naturales. Esto se debe a que a menudo se destacan en su papel de liderazgo sin hacer grandes esfuerzos ni utilizar ninguna estrategia para desarrollar sus habilidades.

Algunas teorías incluso se centran en los rasgos de personalidad para explicar la caracterización de buenos líderes. Sin embargo, otra línea teórica de liderazgo busca identificar comportamientos y desarrollar estrategias que puedan adoptarse para que cualquiera mejore su capacidad y se destaque como líder.

Hemos separado algunas de estas estrategias basadas en el comportamiento para que usted también pueda convertirse en un buen líder o identificar uno. Compruébalo:

1. Fomentar la creatividad del equipo

Los pensamientos y las actividades de yeso realizados en "piloto automático" no dan buenos resultados. Por lo tanto, para convertirse en un buen líder, necesita una gran cantidad de libertad creativa para usted y su equipo. Los nuevos desafíos, cuando se ofrecen con apoyo y confianza, hacen que los procesos de liderazgo sean más efectivos.

Por lo tanto, estimular la creatividad de los empleados, dándoles tiempo y voz, hace del liderazgo una especie de palanca para el éxito de todos. Después de todo, las habilidades intelectuales de una persona necesitan ganar espacio, ya que pueden hacer una contribución significativa al desarrollo de actividades y el logro de objetivos.

Sin embargo, este estímulo a la creatividad y los desafíos propuestos deben tener en cuenta la singularidad de cada miembro del grupo y optimizar las habilidades existentes para que se puedan descubrir nuevas habilidades.

2. Tener actitudes inspiradoras

Los líderes son como representantes. No es solo alguien que lidera el equipo, sino un espejo para el trabajo de los empleados bajo su liderazgo.

Por lo tanto, el liderazgo y el dominio exitosos requieren actitudes que inspiran a otros miembros del equipo. Así es como se sentirán representados y, por lo tanto, aún más involucrados en las tareas y desafíos propuestos.

Transformar las relaciones, y por lo tanto los resultados, ejercer una influencia positiva es fundamental. Dado que es a través de las características y comportamientos tomados como ejemplo, el equipo se verá alentado por su admiración por el líder.

3. Sentirse entusiasmado con el trabajo.

El liderazgo requiere dedicación y una buena cantidad de energía positiva. No hay forma de liderar eficazmente sin pasión y entusiasmo por el trabajo que se realiza. Por lo tanto, para destacarse como líder, debe disfrutar realmente de lo que hace y sentirse motivado para desempeñar su papel.

Solo de esta manera es posible transmitir seguridad al grupo y, como dijimos en el artículo anterior, ser alguien en el que otros se sientan inspirados. Después de todo, nadie tendrá en cuenta a un líder que simplemente "da en el clavo" sin preocuparse demasiado por los resultados y el progreso de los procesos.

4. Aprende a escuchar y a hablar

La buena comunicación es uno de los puntos más importantes cuando se trata de liderazgo. Después de todo, no hay forma de transmitir el mensaje correcto al grupo cuando hay ruido en la comunicación. Lo peor es que un líder puede hablar muy bien, pero no tiene buenos oídos.

Hemos dicho antes que liderar no significa ordenar, dar órdenes. El liderazgo se trata de gestionar, tareas, pero también personas, en algún momento.

Por eso, para ser un líder exitoso y exitoso, saber cómo obtener comentarios de los empleados y escuchar lo que tienen que decir es tan importante como darles instrucciones.

5. Un buen líder es positivo y motivador.

Imagine lo desagradable que puede ser vivir con un líder gruñón, quejumbroso y negativo. A nadie le gustan las personas, y menos aún cuando son precisamente ellos quienes esperan motivación y optimismo.

El liderazgo efectivo necesita positividad, optimismo y motivación. Los líderes apáticos reflejan esto en el equipo. Por el contrario, los líderes positivos también "gasifican" al grupo para que haga su trabajo con alegría y logre los mejores resultados.

6. Esté abierto a nuevas ideas.

No pienses que lo sabes todo o que sabes más que cualquier miembro de tu equipo. Ser un líder exitoso es estar abierto a nuevas ideas e ideas, teniendo en cuenta el conocimiento y la experiencia de cada empleado.

Cuando las personas saben que el líder acepta sus ideas, se crea un movimiento participativo y democrático, y el liderazgo se transforma, pudiendo encontrar soluciones creativas y resolver problemas sin interferir con la productividad.

7. Reconocer y premiar el buen trabajo.

Todos buscamos reconocimiento. No es diferente con las personas que trabajan bajo su liderazgo. Por lo tanto, una de las cualidades de un buen líder es saber reconocer el trabajo del grupo y recompensar un desempeño satisfactorio.

El aprecio puede crear una atmósfera de entusiasmo, placer y felicidad en el trabajo. Resultado: profesionales más comprometidos con sus tareas y alta productividad.

8. Invierta en autoconocimiento.

Para ser un buen líder debes reconocer tus propias habilidades y limitaciones. Hay varios estilos de liderazgo. Si descubre cuál es el suyo, será mucho más fácil lograr buenos resultados.

Sin embargo, lo más recomendable es buscar el autoconocimiento personal junto con problemas profesionales, ¡y hacer esto puede ayudar mucho!

Un psicólogo puede aplicar algunas pruebas de liderazgo, basadas en las experiencias y características reportadas, para descubrir cuál es su estilo y evaluar qué fortalezas se pueden aprovechar mejor y qué aspectos se deben mejorar.

Al mismo tiempo, se analizarán los rasgos y comportamientos de la personalidad, tanto personales como profesionales, para que pueda dirigir sus acciones y mejorar sus relaciones en el lugar de trabajo.

Ahora que conoce algunas formas de mejorar su liderazgo, ¿qué tal seguir el contenido de Vittude? ¡Solo suscríbase a nuestro boletín para recibir mucho más en su correo electrónico!