Skip to content

 Comentarios: una herramienta esencial para el éxito

13 Diciembre, 2019

La retroalimentación es un ritual muy común en cualquier institución. Es de él que el líder involucrará a su gente y se asegurará de que estén en el camino correcto.

Sin embargo, solo hablando de eso, los gerentes y los empleados tienen pesadillas.

Este proceso se ha vuelto tan intimidante como para causar miedo tanto en el proveedor como en el receptor. El problema ya está comenzando: el ambiente emocional es tan negativo que el empleado apenas puede escuchar las sugerencias del gerente y hacer sus propias sugerencias.

No hay forma de alejarse, ya que es un derecho del empleado conocer sus fortalezas y debilidades dentro de una institución. Más que eso: se les debe escuchar y también darles sugerencias sobre cómo pueden mejorar.

Cuando el gerente tiene las intenciones éticas y el proceso se realiza correctamente, el desempeño de los empleados puede crecer sorprendentemente.

Descubre aquí consejos de entrenamiento para una buena respuesta.

Qué es retroalimentación

Antes que nada, debemos saber que no es un comentario:

En general, los gerentes guardan más sus comentarios hasta que el empleado comete un error y / o llega a pedir una evaluación de su desempeño.

Luego, el gerente lleva a su empleado a la oficina (que ahora se parece más a una cámara de gas) y le brinda una hora (o más) de "crítica constructiva".

Desafortunadamente, esta es la táctica más utilizada, precisamente porque los gerentes a menudo posponen este momento hasta que ya no sea posible.

Tenga en cuenta que la retroalimentación es mucho más que un simple sermón.

1. Es una forma de motivar

Dar comentarios positivos no es más que un cumplido. Esto es cuando mostramos que el trabajo bien hecho del empleado ha sido reconocido al intentar motivarlo a trabajar más y más duro.

Desafortunadamente, pocos líderes tienen tiempo para expresar gratitud por la colaboración de sus empleados. Curiosamente, es hora de criticar que tienen de sobra, ¿verdad?

Sin embargo, cada oportunidad para dar a los empleados un sentimiento positivo y una razón para usar la camisa de la institución es fundamental para el crecimiento de la empresa.

2. Es muy importante mejorar el rendimiento.

Para la mayoría de las personas, los comentarios son solo una excusa para recibir ataques del administrador.

Sin embargo, no es una crítica infundada, sino una herramienta de apoyo que ayuda a los empleados a saber cómo lidiar con el bajo rendimiento de una manera constructiva.

En otras palabras, es fundamental llevar el rendimiento a un nivel superior.

La psicología explica que saber usar el lenguaje correctamente es fundamental. Por ejemplo, considere formas en que un padre puede acercarse al niño que no ha realizado la tarea:

  • No hiciste la tarea;
  • Si hubieras hecho la tarea, habrías obtenido una mejor calificación en la prueba;
  • Tu calificación no fue muy buena la última vez. ¿Qué puedes hacer para mejorar?

Esas son tres formas de decir lo mismo, ¿verdad? Sin embargo, la tercera forma llama al niño a la responsabilidad. Para colmo, papá podría haber dicho: "¿Puedo ayudarte con algo? "O" ¿Tienes preguntas? "

3. Da posibilidades de seguir mejorando siempre

Es obvio que el empleado puede (y debe) mejorar con cada comentario que recibe. Entonces, veamos qué es este proceso para el gerente.

Para el gerente, pregunte a sus empleados: “¿Qué les gusta y qué no les gusta de mi forma de trabajar? "Es importante saber si está ejecutando la institución correctamente.

Puede ser complicado, especialmente porque, como hemos visto, pocos ven comentarios positivos. Sin embargo, saber escuchar y reflexionar sobre lo que se ha dicho es importante para autoevaluarse y pensar en lo que se hará a partir de ese momento.

Tipos de comentarios

Ahora que comprende qué es la retroalimentación, debe comprender que hay tres tipos distintos y, por lo tanto, debe usarse para diferentes propósitos.

Comentarios de desarrollo

El foco de este tipo de comentarios está en el empleado. Se utiliza para seguir su rutina y también su desarrollo. En otras palabras, es "educativo".

El objetivo es que el empleado piense en sus actitudes y, por lo tanto, los prepare para tomar las acciones necesarias de acuerdo con lo que se espera de ellos.

Comentarios de corrección

Se usa cuando algo no ha sucedido como debería. En este caso, la atención se centra en la demanda del gerente, ya que señalará los errores cometidos y luego hará una sugerencia.

Por lo tanto, el propósito de este tipo de retroalimentación es corregir de inmediato para mejorar el desempeño de los empleados.

El gerente debe explicarle al empleado qué debe hacerse y por qué.

Reconocimiento Comentarios

El enfoque de este último tipo está en el comportamiento apropiado de los empleados. Por lo tanto, refuerza los comportamientos y actitudes que se tomaron como se esperaba, o incluso cuando supera sus expectativas.

En este punto, el gerente debe demostrar que él o ella siempre está atento a todo, incluso cuando sus empleados tienen la actitud correcta y / o superan las expectativas.

No reconocer el desempeño de los empleados puede impulsar su motivación y, como resultado, su desempeño tiende a disminuir.

Cómo dar retroalimentación

Dar uno retroalimentación Es una habilidad y como tal sigue el dicho "la práctica hace la perfección". Para proporcionarlo de manera eficiente, debe asegurarse de que se está comunicando de la mejor manera posible. Ver:

1. Prepara el medio ambiente

En primer lugar, debe asegurarse de no ser interrumpido ni escuchado. Su empleado debe estar seguro de que no será humillado.

Nunca pierda de vista el motivo por el que está retroalimentando: mejore una situación o ayude al empleado a mejorar su desempeño.

Si usted es ofensivo o termina con una crítica excesiva (lo que sucede cuando "acumulamos" la crítica), el empleado puede sentirse ofendido o desmotivado.

2. Discuta algunas preguntas

Nunca discuta más de dos preguntas en una retroalimentación para que el empleado no se sienta desmotivado o desmoralizado.

Es mejor para usted tener reuniones periódicas para este propósito que acumular durante meses y bombardear al empleado con críticas.

3. No olvides los aspectos positivos

Obtener retroalimentación con algo positivo prepara el escenario porque el empleado se siente más cómodo. Además, es importante finalizar la reunión con un cumplido y demostrar que confía en su empleado y sabe que él o ella pueden mejorar.

4. No enrollar

Llegar al punto y ser lo más específico posible, especialmente donde su empleado puede mejorar es importante, por lo que no hay duda al respecto.

Siempre pregunte si su empleado entiende, y si no, pregúntele qué necesita hacer por lo que entiende.

Al hacer sugerencias, también es importante que sea específico para evitar ambigüedades que puedan llevar a su empleado a actuar de una manera totalmente diferente. Así que siempre mire para ver si tiene claro lo que está preguntando.

4. Utilice la autoevaluación

La autoevaluación es muy importante ya que hace que el empleado abandone su postura defensiva y pasiva y comience a pensar en lo que puede corregir o mejorar.

5. Nunca critique en público

La regla más importante para la retroalimentación es "Criticar en privado y alabar en público". Criticar en público puede hacer que el empleado se sienta desmoralizado y, en el peor de los casos, puede terminar en el proceso.

Sin embargo, los elogios públicos son muy bienvenidos, ya que el empleado felicitado se sentirá aún más motivado y sus colegas, para tener algo de prominencia, trabajarán aún más duro.

6. Dele tiempo a su empleado

Es importante darle algo de tiempo a sus empleados, ya que los comentarios les brindan una perspectiva de la que no se habían dado cuenta antes. En otras palabras, necesita absorber la sugerencia antes de ponerla en práctica.

7. Cuidado con el lenguaje

Como se ha dicho, hay varias formas diferentes de decir lo mismo.

Al dar retroalimentación negativa, por ejemplo, es importante atenerse a los puntos que deben mejorarse y hacer que el empleado sepa que puede mejorar la próxima vez.

En lugar de hacer un comentario negativo, como "Me decepcionó tu actitud", trata de agradecerles por algo que tu empleado ha hecho, para señalar algo de su calidad, y solo entonces debes demostrar que hay puntos que pueden mejorarse.

La retroalimentación es un ritual de negocios de cualquier tamaño. Animar a los empleados a hacer el mejor trabajo posible puede ser complicado, pero es posible si estás abierto a escuchar y ofrecer sugerencias en lugar de solo hablar de cosas negativas.

Bien hecho, la retroalimentación es crítica para el éxito de la institución, ya que es una forma de garantizar que sus empleados se muevan en la misma dirección que su negocio.

¿Te gustaron los consejos? ¡Así que sigue navegando por nuestro blog! ¡Suscríbase a nuestro boletín para recibir notificaciones de nuestro contenido y noticias en su bandeja de entrada!