Skip to content

Conductismo: Guía completa de psicología del comportamiento

26 Diciembre, 2019

El conductismo es una teoría psicológica que tiene como objetivo estudiar la psicología a través de la observación del comportamiento, basada en una metodología objetiva y científica basada en evidencia experimental, y no a través de conceptos subjetivos y teóricos de la mente como la sensación, la percepción, la emoción y los sentimientos.

Es una de las tres corrientes principales de psicología, junto con la psicología de la forma (Gestalt) y la psicología analítica (Psicoanálisis).

En este artículo, hablaremos sobre el origen del conductismo y los conceptos principales de la psicología del comportamiento.

¿Qué es el conductismo?

El nombre conductismo proviene del término inglés Comportamiento, lo que significa comportamiento.

El conductismo, también llamado conductismo o conductismo, tiene como objeto de estudio el comportamiento. Esta teoría psicológica sostiene que la psicología humana o animal puede estudiarse objetivamente observando sus acciones, es decir, observando el comportamiento.

Los conductistas creen que todos los comportamientos son el resultado de la experiencia y el condicionamiento. Las figuras influyentes del conductismo incluyen a los psicólogos John B. Watson y B.F. Skinner, que están asociados con el condicionamiento clásico y el condicionamiento operante, respectivamente.

Diferencia entre y psicoanálisis y conductismo

El psicoanálisis investiga los conflictos psíquicos resultantes de los sueños, recuerdos reprimidos y delirios. Freud creía que la mente es responsable de las decisiones conscientes e inconscientes que toma basándose en los impulsos psíquicos. Id, ego y superyó son tres aspectos de la mente que Freud creía que componía la personalidad de una persona.

El conductismo estudia el comportamiento directamente, en función del entorno y la condición en que vive el individuo o el animal.

Historia y origen del conductismo

Los estudios del conductismo comenzaron en el siglo XIX, basados ​​en un trabajo del psicólogo John B. Watson, titulado “La psicología como lo ve el conductista”, traduciéndose al portugués: “La psicología como un conductista lo ve”. Este estudio fue referenciado por las teorías de los filósofos rusos Vladimir Mikhailovich Bechterev e Ivan Petrovich Pavlov.

Desde 1920 hasta mediados de la década de 1950, el conductismo se convirtió en la escuela dominante de psicología, con el propósito de establecer la psicología como una ciencia objetiva y medible. Investigadores e investigadores del conductismo participaron en la creación de teorías que podrían describirse y medirse de manera clara y práctica.

Conceptos principales del conductismo.

La psicología conductual no tiene un solo conjunto de teorías, sus estudios son debatidos por varios autores.

Los principales tipos de conductismo son el conductismo metodológico, influenciado por el trabajo de John B. Watson, y el conductismo radical, iniciado por el psicólogo Burrhus Frederic Skinner.

Acondicionamiento clásico y acondicionamiento operativo

Los conductistas creen que los comportamientos se pueden aprender a través del condicionamiento. Es decir, las condiciones ambientales tienen una influencia directa en el comportamiento del individuo o animal.

El condicionamiento clásico está vinculado a la escuela del conductismo metodológico (o conductismo clásico), mientras que el condicionamiento operante es parte del estudio del conductismo radical, como veremos más adelante.

Conductismo metodológico

El conductismo metodológico fue el punto de partida del conductismo, fundado por John B. Watson, basado en las teorías del condicionamiento del ruso Ivan Pavlov.

El conductismo metodológico (o clásico) se opone al mentalismo y al introspeccionismo, es decir, descarta los estudios relacionados con la mente, el pensamiento y las emociones. Se basa en la observación y la experimentación.

Este enfoque argumenta que el comportamiento puede ser predecible y controlado a partir de estímulos.

En educación, la teoría del comportamiento de Watson argumenta que el comportamiento de un individuo puede ser moldeado y ajustado, capaz de hacer que un niño tenga una determinada formación de carácter o ejercer cualquier profesión que elija para ellos, por ejemplo.

Condicionamiento clásico: “El perro de Pavlov”

La experiencia más conocida para explicar el condicionamiento clásico es el llamado Perro de Pavlov, que se realizó con un perro que saliva al ver comida, y también ante cualquier signo o gesto que le recordara la llegada de su comida.

En este experimento, Pavlov entrenó a perros para salivar incluso si no había comida. Pavlov tocaba el timbre cada vez que alimentaba a los perros. Con el tiempo, los perros comenzaron a asociar el ruido de la campana con la comida, y se volvieron hambrientos y salivados con cada sonido que emitía la campana, incluso si sus ollas de comida estaban vacías.

Por lo tanto, se concluyó que los seres vivos ya nacen con ciertos reflejos, es decir, tienen una cierta reacción de acciones específicas.

Condicionamiento clásico: Little Albert

Jhon B. Watson realizó otro experimento de acondicionamiento clásico junto con una estudiante graduada Rosalie Rayner, donde un bebé de nueve meses llamado Albert, que vivía en un orfanato y tenía un comportamiento tranquilo, fue expuesto. a una rata blanca y otros animales peludos, como un conejo y un perro, un algodón, lana, periódico en llamas y otros estímulos que no asustaron al pequeño Albert.

La prueba continuó y el bebé se puso a jugar con una rata de laboratorio, lo que al principio no le causó miedo. Pero en este experimento, Watson y Rayner hicieron un ruido fuerte con un martillo, asustando a Albert y haciéndolo llorar. Después de que este procedimiento se repitió varias veces, el bebé comenzó a temer a la rata incluso antes de que se escuchara el sonido fuerte.

El bebé pasó aproximadamente un año sometiéndose a varias pruebas, asociando los otros elementos que no lo habían asustado previamente con el sonido retumbante producido por Watson y su asistente. Una vez más, cuando le presentaron al bebé solo el elemento, incluso sin hacer el ruido, el bebé lloró y mostró miedo.

Al final de los experimentos, el bebé pasó de ser muy pacífico y tranquilo a un bebé con episodios de ansiedad y ansiedad.

Esto demostró que el bebé había aprendido a asociar su respuesta, el miedo que sentía y el llanto provocado por otro estímulo que antes no le había causado miedo.

Conductismo radical

El conductismo radical, la corriente conductual de Skinner, surgió en oposición al conductismo metodológico.

Este enfoque considera que los comportamientos observables fueron manifestaciones externas de procesos metálicos invisibles, como el autocontrol, el pensamiento, entre otros. Sin embargo, argumenta que fue más conveniente estudiar comportamientos observables. Con esto pretende decir que las emociones no dan lugar a nuestra conducta, también son parte de la forma en que actuamos. Es decir, el comportamiento no es una consecuencia del libre albedrío, sino las consecuencias de sus acciones, ya sean positivas o negativas.

Skinner contribuyó en gran medida a la creación de la Acondicionamiento Operante, un método de aprendizaje que ocurre a través de refuerzos (positivos o negativos) y castigos. El objetivo es comprender la relación entre los comportamientos de un animal con su entorno.

Para Skinner, el comportamiento se refuerza a través de sus propias consecuencias. Partiendo de la premisa de que el individuo busca sobrevivir, protegerse, darse cuenta de sí mismo, entre otras acciones que siente necesidad, a medida que alcanza su objetivo, el comportamiento se repetirá. Este mecanismo de repetición se llama operante, y si es seguido por un refuerzo positivo o un refuerzo negativo, la probabilidad de repetirlo aumenta. Mientras que si es seguido por un castigo, la probabilidad de que el comportamiento se repita disminuye.

En otras palabras, esta teoría propone que para que se logre un comportamiento deseado, debe ser alentado por la recompensa, si actuaba correctamente y si actuaba mal, recibiría un castigo.

Refuerzo (positivo o negativo) y Castigo

Los refuerzos se dividen en positivos o negativos, los cuales tienen como objetivo alentar la repetición del comportamiento que resulta en una recompensa positiva.

  • Refuerzo positivo: cuando se agrega algo bueno, por ejemplo, la comida cae en la caja para enseñar un nuevo comportamiento.
  • Refuerzo negativo: Cuando se elimina algo malo, por ejemplo, se interrumpe una corriente eléctrica para enseñar un nuevo comportamiento.

Los castigos, por otro lado, tienen como objetivo detener o disminuir la frecuencia de un comportamiento, porque su consecuencia es algo malo.

  • Castigo: Cuando se agrega algo malo, por ejemplo, una multa de tráfico, para enseñarle a detener un comportamiento.

Condicionamiento Operante: “The Skinner Box”

Skinner demostró su teoría a través de un experimento llamado “Caja de Skinner”, que consistía en colocar un mouse dentro de una caja cerrada por palanca, que mientras el mouse interactuaba con la barra, activaba un mecanismo que ofrecía al animal algo de recompensas como el agua, la comida o la luz, y en algunos modelos emitió choques.

Según los criterios establecidos por el experimentador, como acercarse al animal a la barra, tocar la pata, tocar el hocico, presionar la barra varias veces, se le entregó la comida, como recompensa.

Se observó que cuando se recompensaba, la rata aumentaba la frecuencia de los movimientos que tenían la recompensa como resultado. Así como los movimientos que no le dieron recompensa disminuyeron.

A través del resultado de este experimento, Skinner comenzó a modelar diferentes patrones de comportamiento en diferentes especies.

Diferencias principales: condicionamiento clásico versus condicionamiento operante

Las principales diferencias entre el condicionamiento clásico y el condicionamiento operante es que el condicionamiento clásico destaca que el estímulo neutral (comida, rata blanca y objetos) puede transformarse en un estímulo condicionado (cuando se agrega sonido o ruido), produciendo una respuesta como a las condiciones que se transformaron el estímulo neutral.

Mientras que el condicionamiento operante implica un condicionamiento voluntario, es decir, el individuo controla a través de las consecuencias.

Es decir, en el condicionamiento clásico, la asociación no se puede controlar, y en el condicionamiento operante, se aprende la asociación entre comportamientos y resultados.

Influencia del conductismo hoy

El conductismo es adoptado por varias instituciones y la sociedad, como escuelas, empresas, grupos de trabajo, entre otros, cuyo objetivo es observar el comportamiento humano.

El estudio del comportamiento puede ayudar a mejorar el aprendizaje o la motivación para estudiar o trabajar en diversos entornos a través de sistemas de castigo y recompensa y observaciones de lo que ocurre después de tales estímulos.

¿Te gustó el artículo? Suscríbase a nuestro boletín y reciba notificaciones e información sobre nuevas publicaciones del sitio en su correo electrónico.