Skip to content

 Gestalt: concepto, principios y ejercicios utilizados en terapia.

28 Diciembre, 2019

Gestalt es un enfoque psicoterapéutico centrado en el cliente. Este enfoque ayuda a los clientes a centrarse en el presente. Llegan a comprender lo que realmente está sucediendo en sus vidas ahora. En lugar de simplemente hablar sobre situaciones pasadas, se alienta a los clientes a experimentar las demandas actuales a través de la recreación.

A través del proceso de gestalt, los clientes aprenden a ser más conscientes de sus propios patrones de pensamiento. Luego llegan a conocer comportamientos negativos que pueden bloquear la verdadera autoconciencia y hacerlos infelices.

De origen alemán, la palabra gestalt, por definición, se refiere a la forma de algo. Ella sugiere que el todo es mayor que la suma de sus partes. Hay un énfasis en la percepción en esta teoría particular de la psicoterapia. La terapia gestáltica presta atención a cómo le damos significado y le damos sentido a nuestro mundo y nuestras experiencias.

Dentro de la terapia Gestalt, el cliente tiene espacio para explorar con seguridad sus experiencias sin temor a ser juzgado. De hecho, se alienta a los clientes no solo a hablar sobre sus emociones o experiencias, sino a llevarlos a la habitación. De esta forma, se pueden procesar en tiempo real con el terapeuta. Es decir, la terapia de gestalt es un enfoque que se centra más en la experiencia del cliente "aquí y ahora".

¿Quieres saber más? ¡Sigue leyendo el artículo!

Gestalt, un enfoque diferente

Gestalt se introdujo en la década de 1940 para ser una alternativa al psicoanálisis más tradicional.

La terapia Gestalt fue desarrollada por Fritz Perls, con la ayuda de su esposa en ese momento, Laura Perls. Tanto Fritz como Laura recibieron formación en psicoanálisis y psicología de la Gestalt. Junto con Paul Goodman, trabajaron para desarrollar un estilo de terapia humanista por naturaleza. En otras palabras, el enfoque se centró en la persona y la singularidad de su experiencia.

Algunos enfoques terapéuticos tienden a centrarse en el terapeuta como especialista en sufrimiento y síntomas. El cliente tiene una función más de aprendizaje ya que el psicólogo comparte su conocimiento sobre lo que está experimentando y cómo curarlo.

El objetivo de la terapia gestalt es que el cliente colabore con el terapeuta para aumentar su conciencia personal. Se le pide al individuo que desafíe activamente sus bloqueos.

Ideas clave de Gestalt

Hay una serie de ideas clave, principio que entran en juego con la terapia Gestalt.

La experiencia influye en la percepción.

En este enfoque de la terapia centrado en el cliente, el terapeuta Gestalt entiende que nadie puede ser totalmente objetivo. Se entiende que estamos influenciados por nuestro entorno y nuestras experiencias. El psicólogo tiene espacio para que sus clientes compartan su verdad. No se impone ningún juicio y se acepta la verdad de las experiencias de sus clientes.

Debido a que los psicólogos también son humanos, es importante que los terapeutas de Gestalt consideren la influencia de sus propias experiencias sobre lo que sucede en la sesión.

El contexto es importante para Gestalt

Cuando están en sesión, los terapeutas de Gestalt quieren aprender sobre la experiencia de sus clientes. Se entiende que el contexto es importante. Los psicólogos usan técnicas para ayudar al cliente a ser más consciente de sus experiencias, percepciones y respuestas a los eventos aquí y ahora.

En lugar de enfocarse específicamente en el pasado y pedirles a los clientes que propongan viejas experiencias a propósito, los terapeutas de Gestalt operan desde el entendimiento de que a medida que los clientes se vuelven cada vez más conscientes de ellos, superarán las barreras existentes. No hay trabajo forzado o técnica, solo mantener espacio para la conciencia del cliente es crítico en este enfoque.

El presente

Una característica clave de Gestalt es su enfoque en el presente. En la sesión, la relación con el cliente y el terapeuta es fundamental para generar confianza. A medida que el cliente comparte un informe, el psicólogo lo ayudará a regresar al presente si tiene la sensación de que está pasando demasiado tiempo en el pasado o si la ansiedad lo está acelerando hacia el futuro.

Una técnica de ejemplo para mantener a un cliente en el presente podría incluir algo como preguntar sobre la expresión facial. O solicite la observación del lenguaje corporal a medida que el individuo procesa un evento o experiencia específica.

Permanecer en el presente puede sonar engañosamente simple. ¿Qué tan difícil puede ser estar presente, verdad? ¿Alguna vez te ha preocupado el trabajo al hacer una lista de compras? ¿Recuerda un evento pasado mientras estaba sentado con su familia en la mesa? Si es así, puede comprender qué tan rápido nos alejamos del presente en una sesión de terapia.

Trabajamos muy duro para sobrevivir a experiencias dolorosas. Parte de esta técnica de supervivencia es tratar de terminar con nuestro dolor emocional o memoria dolorosa del evento.

La terapia Gestalt ofrece un espacio donde no tenemos que sentir dolor todo el tiempo. Esto no sugiere que las cosas sucedan rápidamente, pero no necesitan ser tan dolorosas. Un terapeuta gestáltico entiende que cosas como recuerdos o eventos dolorosos cobrarán conciencia cuando el cliente esté listo para la curación en esta área.

Conocimiento de sí mismo

Durante la sesión de terapia, el sujeto puede someterse a algunos ejercicios experimentales. Quizás te hayas preguntado: ¿qué tipo de ejercicio? Estamos hablando de actividades terapéuticas realizadas durante el proceso de terapia. Pueden ayudar a crear conciencia y ayudar a procesar la demanda. El corazón de la terapia Gestalt es la conciencia. Como diría Frederick Salomon Perls, "la conciencia misma es la cura".

En lugar de estar callado y hablando, se le puede pedir que participe activamente en actividades como juegos de roles, imágenes guiadas o el uso de accesorios para ayudar a la comunicación y la comprensión. Hacer ejercicio lúdico puede ser una forma maravillosa de abrir y compartir, especialmente cuando es difícil encontrar palabras o cuando tiendes a procesar los pensamientos de una manera más visual. Los terapeutas de la Gestalt entienden que estos ejercicios ayudan a crear conciencia.

Ejercicios Gestalt

1. Palabras y lenguaje

La atención al lenguaje y al tono es importante en la terapia Gestalt. A medida que los clientes aprenden a aceptar la responsabilidad, aprenden a usar un lenguaje que refleja un sentido de propiedad personal en lugar de centrarse en los demás. Por ejemplo, en lugar de decir: "¡Si él no hiciera eso, no estaría tan enojado!". Se podría animar a un cliente a decir: "Me siento loco cuando lo hace porque me hace sentir insignificante y no me gusta". . El uso de declaraciones "I" es importante en la terapia gestalt.

2. Sillón vacio

Este es un ejercicio de rol. Permite al cliente imaginar y entablar una conversación con otra persona u otra parte de sí mismo. Sentado frente a la silla vacía, el individuo entabla un diálogo como si hablara con la otra persona o con la otra parte de sí mismo.

La silla vacía puede ser muy útil para extraer ideas importantes, significados y otra información que puede ayudar a los clientes a ser más conscientes de su experiencia emocional y cómo comenzar a sanar.

3. Puesta en escena

Otro ejemplo de juego de roles puede ser lo que se conoce como "perro superior y desvalido". En esto se reconoce que un cliente tiene diferentes partes del yo. Similar a la silla vacía, el cliente habla tanto como el perro superior, que es el lado más exigente de su personalidad, como el oprimido, que es el lado más sumiso y obediente de su personalidad.

La clave es tomar conciencia de los conflictos internos para que uno pueda aprender mejor cómo integrar estas partes de uno mismo en un todo más completo.

4. lenguaje corporal

Durante una sesión, un terapeuta de Gestalt puede notar que el cliente está estampando, retorciéndose las manos o haciendo una cierta expresión facial. Es probable que el terapeuta mencione su observación y le pregunte qué le está sucediendo a la persona en ese momento. Al incorporar el lenguaje, el profesional puede incluso pedirle al cliente que dé voz a sus pies, manos o expresión facial y que hable de ese lugar.

5. Exageración

Además de dar voz al lenguaje corporal, un terapeuta Gestalt puede preguntar sobre el lenguaje corporal del cliente. Si es difícil para una persona encontrar palabras para explicar lo que está sucediendo, se le puede pedir que se exceda o que lo repita varias veces durante un período de tiempo durante la sesión para extraer algo de su experiencia en el proceso de la oficina.

El cliente y el terapeuta tienen la oportunidad de procesar las emociones y cómo la persona puede haber aprendido a desconectar sus experiencias emocionales de sus experiencias físicas.

6. Ubicación de la emoción

Durante una sesión, las personas a menudo hablan de emoción. Hablar de una emoción es diferente de experimentar una emoción, que es lo que el terapeuta Gestalt quiere que el cliente haga durante las sesiones. Cuando un cliente habla de una emoción, el psicólogo puede preguntarle dónde siente esa emoción en su cuerpo.

Un ejemplo de esto podría ser "un agujero en mi estómago" o "mi pecho está apretado". Ser capaz de llevar la experiencia emocional a la conciencia corporal ayuda al cliente a mantenerse presente y procesar sus emociones de manera más efectiva.

7. Artes creativas

Las actividades adicionales, como pintar, esculpir y dibujar, también se pueden usar para ayudar a las personas a tomar conciencia, mantenerse presentes y aprender a procesar en este momento.

En general, se observa en este estilo que cualquier técnica que se pueda ofrecer al cliente, además de sentarse y hablar tradicionalmente, puede ser muy útil para permitirles ser más conscientes de sí mismos, sus experiencias y su proceso de curación.

Cómo puede ayudar Gestalt

Relación colaborativa

La terapia Gestalt quiere que el cliente obtenga una mayor conciencia de su experiencia de estar en el mundo. Los terapeutas de la Gestalt no están destinados a cambiar a sus clientes. De hecho, se alienta a los clientes a centrarse en ser más conscientes de sí mismos al permanecer presentes y procesar las cosas aquí y ahora.

La relación de trabajo y colaboración entre el terapeuta y el cliente es poderosa para el proceso de curación en la terapia Gestalt.

Bloques Móviles en Terapia Gestalt

Se sugiere que la forma en que aprendemos a sobrevivir las experiencias, particularmente las experiencias dolorosas, es creando bloqueos o sacando cosas de la conciencia para que podamos avanzar. Por eficaz que parezca, este comportamiento puede crearnos problemas a medida que nos compartimos y fragmentamos en nuestro sentido de identidad y en nuestras experiencias.

Las mismas técnicas que utilizamos para ayudarnos a convertirnos en bloques de autoconciencia y crecimiento. El aumento de la conciencia del cliente permite identificar estos bloques, desafiarlos adecuadamente y apartarlos para que podamos encontrar la curación y el crecimiento personal.

Responsabilidad personal

Un objetivo clave en la terapia Gestalt es permitir a los clientes la oportunidad de poseer y aceptar sus experiencias. Al culpar a otros, perdemos nuestro sentido de control y nos convertimos en víctimas del evento o en la otra persona involucrada en el evento. La terapia Gestalt anima a los clientes a desafiar las viejas formas en que podríamos haber creado un significado sobre una experiencia.

Aprender a aceptar y asumir la responsabilidad personal es un objetivo de la Terapia Gestalt, que permite a los clientes obtener un mayor sentido de control en sus experiencias y aprender a regular mejor sus emociones e interacciones con el mundo.

Autocuidado y crecimiento

La terapia gestáltica sugiere que, inherentemente, las personas se esfuerzan por la autorregulación y el crecimiento. Sin embargo, a veces desarrollamos técnicas para sobrevivir emocionalmente a experiencias infelices y dolorosas. Algunas de estas técnicas son útiles a corto plazo porque pueden ayudar a minimizar nuestro dolor o angustia. Sin embargo, a la larga, nos dejan en lugares emocionalmente más inestables, incapaces de expresarnos. Puede que nos resulte difícil interactuar con los demás y es difícil aprender a regularnos de manera efectiva y ser seres completos y responsables.

La terapia Gestalt cree que, a pesar de algunos contratiempos, las personas aún están apegadas a un sentido de integridad y se sienten angustiadas cuando no logramos alcanzarlo. Nuestro sufrimiento puede parecer una enfermedad física, reactividad emocional, aislamiento y más.

Como sugiere Perls, tomar conciencia de nosotros mismos es la cura. Durante nuestro proceso de terapia, podemos descubrir y sanar partes del ser que se han perdido por algún tiempo, descubrir partes del ser que aún no han tenido la oportunidad de prosperar y obtener un mayor sentido del ser en el camino. A medida que trabajamos para sanar e integrar estas partes de uno mismo, podemos convertirnos en individuos sanos y completos.

¡Suscríbase a nuestro boletín para recibir notificaciones de nuestro contenido y noticias en su bandeja de entrada!