Skip to content

 Hablar en público: pierde el miedo y aprende a comunicarte

13 Diciembre, 2019
prueba de ansiedad

Tú tienes miedo a hablar en público? Responsable de causar inseguridad y nerviosismo en las actuaciones públicas, el miedo puede evitar que se desarrolle profesionalmente.

Ya sea en la escuela o en el trabajo, a menudo nos encontramos con el miedo a hablar o presentarnos en público.

La ansiedad y el nerviosismo dominan a quienes padecen esta enfermedad. Esto resulta directamente en el bloqueo del desarrollo, lo que hace que muchas personas pierdan grandes oportunidades.

Sin embargo, hay algunas maneras de dominar el miedo y enfrentar situaciones de la mejor manera posible, disfrutando de oportunidades para el crecimiento personal y profesional.

Prepárese: puede aprender a hablar en público

Una buena manera de evitar la vergüenza en hablar en público es prepararse bien y evitar cualquier evento imprevisto.

Cuando dominas el contenido del que vas a hablar, es menos probable que improvises, lo que contribuye a reducir los niveles de inseguridad, que es en gran parte responsable del miedo.

Debes estar preparado para las posibles preguntas de la audiencia, así que intenta hacer tu presentación respondiendo las posibles preguntas de antemano.

Entrenar en voz alta, frente al espejo o incluso grabar presentaciones puede ser una alternativa para minimizar las posibilidades de cometer errores al hablar en público.

Estos ejercicios le permiten identificar dónde están sus defectos, como la postura, el tono de voz o el dominio del contenido. Para que pueda solucionarlos antes de enviarlos.

Organiza tus ideas en un Power Point. Esto facilitará la determinación de la información que se va a transmitir y lo ayudará si olvida alguna información.

El control de la respiración también es extremadamente importante en estos momentos. La falta de aliento en momentos de tensión puede desconcentrarlo y hacer que el habla sea revuelta.

Ansiedad maestra

Gran enemigo de las actuaciones públicas, el ansiedad Puede hacer que estos momentos sean aún más terroríficos para quienes padecen esta enfermedad.

Ella es responsable de hacerte imaginar situaciones de fantasía y de crear paranoia en tu cabeza. Frases como "todo saldrá mal" o "se reirán de mí" son comunes para las personas ansiosas.

Debe concentrarse para resolver este problema y evitar que lo atienda el día de la presentación.

Algunas formas de evitarlo son evitar los alimentos y las bebidas energéticas como la cola o el café y hacer ejercicios de respiración y relajación.

Los pensamientos positivos también pueden ser grandes aliados para aliviar la tensión del momento. Debe creerse que todo estará bien y que podrá transmitir la información de manera clara y objetiva.

prueba de ansiedad

Trabaja con confianza en ti mismo

Debes creer en tu trabajo. Lo que tienes que decir es relevante para la vida de los presentes. Este es el primer paso para el éxito de la presentación.

Una persona segura y confiada transmite esto a través de su postura, tono de voz e incluso su expresión facial, ganando credibilidad con su audiencia.

Para adquirir estas habilidades, es necesaria la preparación y dominio del tema que hablará, evitando desviarse del tema principal, siendo objetivo y conciso en la información transmitida.

Un psicoterapia Es un proceso excelente para ayudarlo a ganar más confianza en sí mismo y aumentar su autoestima.

Tener enfoque

Durante las presentaciones, debe estar al tanto de toda la información para que nada pase desapercibido.

El contenido debe ser transmitido claramente, con el lenguaje apropiado para el tipo de audiencia presente. Evite palabras exageradas y difíciles de entender.

Evite ser distraído por la audiencia. Mantenga sus ojos en un lugar fijo, esto lo ayudará a mantenerse enfocado sin quedar atrapado en las reacciones de la audiencia.

Tenga en cuenta que su audiencia no siempre será experta en el tema. Así que no tengas miedo de cometer un error y, si lo hace, no te avergüences si necesitas corregirlo.

Los discursos deben verse como una oportunidad para la evolución y el aprendizaje. Siempre esté abierto a comentarios y críticas, ya sean positivas o negativas.

Para aquellos que desean mejorar sus discursos y presentaciones, todavía hay cursos de oratoria, que lo ayudan a desarrollar habilidades de comunicación y perder el miedo a hablar en público.