Skip to content

 Perdona: ¡Esta actitud puede aumentar tu felicidad!

13 Diciembre, 2019

Perdonar es una actitud noble. Especialmente para aquellos que sufrieron una traición o algún tipo de violencia. Ciertas situaciones dejan huellas profundas en cualquiera. Y con eso, se produjo un grave dolor y un gran rencor. Así que perdonar puede volverse difícil e incluso poco probable.

¿Pero sabías que guardar rencor durante mucho tiempo tiene serias implicaciones para nuestro bienestar emocional, mental y físico? Cuando alguien nos hace daño, la mejor medicina para eso es perdonar.

Sin embargo, esta difícil tarea necesita ser aprendida y ejercida. Sabemos que esto no es tan simple y que esta actitud no puede subestimarse.

Por lo tanto, debemos entender que perdonar no significa librar al otro de la culpa. Tampoco olvides lo que pasó. Significa dejar que el sufrimiento se vaya. Y lleva tiempo antes de que estemos listos para aprender a perdonar.

Antes de eso, sin embargo, debemos entender qué es realmente el perdón. ¡Sigue leyendo y descubre cómo aprender a perdonar puede marcar la diferencia para lograr más felicidad en tu vida!

¿Qué es el perdón?

Para la psicología, la definición de perdón es básicamente "una decisión consciente de liberar sentimientos de resentimiento hacia una persona que lo ha dañado, lo merezca o no".

Para comenzar a comprender el poder del perdón, primero debes entender que perdonar tiene que ver con el hecho de que el mundo no se trata solo de ti. Sí, usted es aquel cuyo ego ha sido herido y que realizará la acción de perdonar. Pero además de pensar solo en ti mismo, también debes mirar toda la situación desde el punto de vista de la otra persona.

¿Por qué deberías aprender a perdonar?

¿Por qué alguien debería querer perdonar a una persona que lo dañó, verdad?

Tenga en cuenta que perdonar no significa dejar a alguien fuera por sus errores u olvidar completamente el pasado. Y, por supuesto, no significa volver o mantenerse en contacto con la persona que lo lastimó. Mucho menos toleran cualquier tipo de abuso. Lo que significa el perdón es liberarse para que puedas seguir adelante.

La razón por la que debes perdonar a las personas es no liberarlas de la culpa. Pero sí, convierta su propia ira y dolor en curación y positividad. Es decir, puede perdonar a la persona y aún testificar en su contra en la corte. Una cosa no anula la otra.

¿Cómo puede ayudarte el perdón?

Aprender a perdonar puede ayudarlo a mejorar su salud mental y emocional porque conduce a superar los sentimientos de ira, ansiedad, rencor y depresión. Esto te ayudará a dejar de pensar en el sufrimiento pasado y ser capaz de mejorar tu futuro.

Perdonar puede mejorar tu bienestar psicológico y físico. Y, físicamente hablando, el perdón a menudo está relacionado con la disminución de la frecuencia cardíaca, la disminución de la presión arterial y un mayor alivio del estrés. También puede reducir la fatiga y mejorar la calidad del sueño.

Psicológicamente, el perdón elimina la experiencia negativa del estrés y el conflicto interno. Y al mismo tiempo, ayuda a restaurar sentimientos, comportamientos y pensamientos positivos.

¿Cómo aprender a perdonar?

Cuando se trata de aprender a perdonar, todo parece muy fácil, pero ponerlo en práctica es mucho más complicado. A veces podemos creer que perdonamos a alguien, pero en el fondo todavía nos resentimos con esa persona.

Aquí hay algunos consejos que lo ayudarán a aprender a perdonar:

1. Practica la meditación

La meditación nos ayuda en el proceso de aprender a perdonar. Pero para meditar (y perdonar) adecuadamente, debemos ser conscientes de por qué estamos meditando.

Cuando se hace con propósito y comprensión, la meditación tendrá valor y un resultado positivo. Sin embargo, si meditamos sin un propósito fuerte, nuestra meditación simplemente se convertirá en una acción aleatoria.

2. Tratar de entender por qué la persona hace lo que hace.

Mirar a las personas desde diferentes perspectivas es el primer paso para aprender a perdonar. Piensa en la razón que puede haber motivado a la persona a lastimarte.

¿Era su comportamiento parte del mecanismo de defensa? ¿De qué está tratando de defenderse? ¿Podría ser que padeces ciertos problemas psicológicos, como depresión o ansiedad?

Hacer diferentes preguntas y tratar de entender por qué alguien se comporta de esta manera crea compasión y reduce los sentimientos negativos hacia la persona que nos causó el daño. Si es posible, trate de hablar y discutir el desafortunado evento en detalle.

Asegúrese de hablar con la persona cuando esté tranquilo y concentrado, no enojado e irrazonable.

3. Expresa tus emociones

Tienes que ser consciente de tus sentimientos y la forma en que afectan tu cuerpo y mente. Nuestro cuerpo registra cada emoción que sentimos y afecta nuestro sistema inmunológico, el equilibrio hormonal y la química del cerebro.

Hay varias formas de expresar sus emociones de manera saludable. Lo primero que puede hacer es desatar su ira, pero no descarte lo que le duele a usted o a las personas que lo rodean.

Y la mejor manera de hacerlo es realmente muy primitiva: puedes ir a algún lugar donde nadie te escuche gritar. También puedes golpear, rasgar o romper cosas (solo asegúrate de no lastimarte a ti mismo ni a nadie más o romper algo valioso). ¡Usa esta ira a tu favor y no dejes que domine la situación!

Llorar y expresar tristeza también es una opción. Esto te permitirá liberar toda la tensión que sientes por dentro. Además, hablar con un psicólogo te ayudará a sentirte mucho mejor.

4. Restablece tus límites

Después de expresar todas tus emociones negativas, siéntete libre de crear nuevos límites en la relación que tienes con la persona que te ha lastimado.

Esto puede incluir no ver a la persona hasta que tenga tiempo suficiente para sanar o establecer nuevas pautas en la relación. Lo más importante es protegerse y proteger sus emociones.

5. Deja ir

Este es uno de los pasos más difíciles cuando se trata de perdonar. El abandono total puede ocurrir en unos pocos días, pero también puede llevar años. Puede sentirse mejor poco después y, más tarde, volver a sufrir. Esto es algo natural.

No puedes perdonar y sanar al instante, ni puedes elegir cuánto tiempo llevará hacerlo. Date un poco de tiempo y espacio. Expresa tus sentimientos y espera. ¡Créame, la libertad sucederá algún día!

Aprender a perdonar te empoderará. Seguramente te elevará en todas las esferas del ser. Y es importante tener en cuenta que esta no es una habilidad innata. Pero debes trabajar en ello para mejorar esta habilidad.

Y recuerde que perdonar significa elegir ayudarse a sí mismo, evitando sentimientos negativos como enojo, dolor o rencor. El perdón te ayudará a vivir en paz y difundir la positividad a todos los que te rodean.

Si te gustó este artículo y aprendiste un poco más sobre el ejercicio del perdón, ¡disfruta seguir a Vittude en Instagram y también suscríbete a nuestro boletín!