Skip to content

 Soledad: 6 consejos para ayudarte a lidiar con eso

13 Diciembre, 2019

La soledad es un sentimiento negativo que surge cuando nuestras necesidades no son satisfechas por la cantidad y calidad de nuestras relaciones sociales actuales. Como humanos, necesitamos un entorno social seguro para sobrevivir y prosperar. Cuando comenzamos a sentirnos solos, experimentamos mayores sentimientos de vulnerabilidad que pueden dañar nuestra salud mental.

La soledad es el sentimiento que se produce cuando nos sentimos solos, pero no necesitamos estar literalmente sin la compañía de otros para sentirlo. Se manifiesta incluso cuando estamos rodeados de seres queridos, en entornos ocupados y mientras hacemos las tareas diarias.

La prisa de la vida diaria nos obliga a encontrar un momento para todo, como el trabajo, los amigos, la familia, los pasatiempos. Otro factor es que muchas personas hoy en día tienen proyectos paralelos que toman tiempo libre o trabajan desde casa, lo que restringe el contacto social.

Cada vez es más difícil encontrar a quién nos gusta para tomar un café o una hora feliz.

Además, enfrentamos todo tipo de situaciones por nuestra cuenta y algunas incluso pueden cambiar el curso de nuestras vidas. Es posible que tengamos personas queridas que nos apoyen y nos deseen lo mejor, pero en estos casos, la toma de decisiones o la realización del desafío depende de nosotros.

Saber cómo manejar los momentos de soledad no solo es importante para mantener la salud mental, sino también para nuestro crecimiento como individuos.

Es normal querer pasar tiempo solo para desestresarse después de una semana ocupada o disfrutar de su propia compañía. El problema es cuando el soledad Se convierte en una constante en nuestra vida.

Estamos cada vez más solos

Vivimos en una sociedad dinámica y agitada en la que los cambios ocurren en un corto período. Por lo general, sin previo aviso. No queda tiempo en la agenda para fortalecer los lazos con las personas en nuestras vidas.

¿Quién ha escuchado (o incluso sugerido) el famoso "vamos a hacer una barbacoa" al menos una vez en su vida y por eso? Y la razón es siempre la misma: todos están ocupados. Parece que la dificultad para cultivar amistades alienta a las personas a invertir en momentos solitarios.

La epidemia de soledad se extiende a todos los grupos de edad. Es común creer que las personas mayores se sienten más solitarias debido a las circunstancias de este período de la vida: jubilación, niños que viven lejos, amigos lejanos, enfermedades que dificultan la vida social.

Sin embargo, esto no es solo un problema para los ancianos: una encuesta de la Universidad de California mostró que los jóvenes de 23 a 27 años también se sienten solos. Una posible indicación de este resultado es la inconstancia de este período.

Algunos creen que el soledad puede ser positivo debido a problemas emocionales. Las personas que naturalmente se sienten excluidas de los grupos sociales eligen no vivir con ellos. La creencia en la dificultad de conectarse con otros hace que las personas se aíslen.

La falta de relaciones saludables y duraderas que despierten el deseo de disfrutar de la vida da como resultado una serie de complicaciones. Además de que nuestro desempeño profesional y las relaciones interpersonales se ven afectadas, nuestra salud también se ve afectada.

Indicativo de que solo sentimos

La soledad no es una enfermedad. No puede curarlo con una vacuna o medicamento, pero puede identificarlo a través de algunos síntomas.

En primer lugar, es necesario comprender que este sentimiento no surge solo cuando estamos físicamente solos. Las personas introvertidas, por ejemplo, disfrutan haciendo actividades sin la compañía de otros y no hay problema con eso, después de todo, disfrutar de la propia compañía es diferente de sentirse solo.

Este sentimiento se vuelve preocupante cuando, incluso viviendo con otras personas, nos sentimos solos. Cuando nuestras expectativas de nuestras relaciones no se están cumpliendo, sentimos que no podemos contar con las personas que nos rodean.

Tenemos dificultades para manejar momentos de soledad y generalmente es cuando crece nuestra necesidad emocional. La necesidad excesiva no solo es mala para nuestra autoestima, sino que también afecta nuestras relaciones consolidadas, ya que la tendencia común es tratar de aliviar este mal sentimiento a través de interacciones sociales forzadas e incluso dañinas.

Otra tendencia de las personas solitarias es querer estar aún más solo, lo que lleva al aislamiento social.

Desaparece la necesidad de salir de casa, ver amigos y hacer actividades que alguna vez fueron placenteras. Y aunque cumplir con nuestras obligaciones diarias no es un problema, perdemos nuestro entusiasmo por la vida y dejamos de buscar noticias.

Incluso la motivación para levantarse de la cama, ducharse, preparar comidas y trabajar puede desaparecer. Al mismo tiempo, la inquietud se calma, siempre buscando algo para llenar el silencio y este comportamiento crece gradualmente y se calma sin darse cuenta.

Consecuencias de la soledad.

Nuestra salud física y mental se ve afectada de muchas maneras por la falta de interacciones sociales de calidad. Hemos enumerado algunos a continuación.

Riesgo de enfermedad cardiovascular.

El cuerpo de personas solitarias permanece en un estado de tensión constante. Esto resulta en noches de insomnio, insomnio y aumento de la hormona cortisol, que es responsable de controlar el estrés. Estos factores combinados deterioran la función cardíaca, aumentando el riesgo de enfermedad cardiovascular y accidente cerebrovascular hasta en un 30%.

Caída de la inmunidad

Hay indicios de que se reduce el rendimiento del sistema inmunitario. El riesgo de infecciones, gripe y resfriados es mayor.

Trastorno de ansiedad

En la inquietud siempre estamos inquietos e incapaces de relajarnos cuando interactuamos con el mundo o estamos solos. Nuestro cuerpo comprende que siempre debemos estar buscando posibles amenazas y, en estas circunstancias, es posible desarrollar un trastorno de ansiedad.

Depresión

Cuando estamos solos, tendemos a sentirnos no deseados, incomprendidos y subvalorados. La sensación de vacío aumenta y nos acompaña a todas partes y la propensión a desarrollar depresión es mayor.

Mayor probabilidad de dependencias químicas.

La búsqueda constante de momentos de placer y alivio de los sentimientos negativos puede conducir a la dependencia de las drogas, el alcohol y los cigarrillos. La falta de apoyo de los seres queridos hace que sea aún más difícil romper estos hábitos negativos.

Riesgo de muerte prematura.

Como se vio anteriormente, las personas que viven solas tienen más probabilidades de desarrollar hábitos y enfermedades dañinas y experimentar un estrés constante. Todos estos factores juntos aumentan el riesgo de muerte prematura.

El estigma de la soledad

En nuestra sociedad, el ser solo está asociado con docenas de denominaciones negativas. Cualquiera que parezca no tener compañía para acompañarlo es juzgado por su ineptitud social. La presión para socializar constantemente, tener una presencia en línea y compartir hermosos momentos en las redes sociales es real.

Puede ser un impedimento para tener el coraje de abrazar este sentimiento. Pero no hay razón para sentirse inferior al respecto porque cada problema solo se resuelve cuando admitimos tenerlo.

Solo entonces nos daremos cuenta de nuestros comportamientos y hábitos negativos y buscaremos soluciones activamente. Si se ha identificado con los síntomas, es hora de hacer cambios significativos para optimizar su bienestar.

Haga una evaluación de su vida antes de comprometerse a hacer cambios. ¿Por qué te sientes solo? ¿Hay alguien o algo que contribuya a este sentimiento? ¿Qué situaciones surgen en este sentimiento? Identificar las posibles razones por las que es posible que desee estar solo lo ayudará a delinear el mejor plan de acción para resolver el problema.

Si se trata de un asunto profesional, puede ser hora de pensar en un cambio de carrera, pero si son tus amistades las que no te están haciendo ningún bien, entonces puedes intentar unirte a los demás.

Consejos para lidiar con la soledad

Dejamos en claro que estos consejos son apropiados para aliviar el problema y fomentar una mayor bienestar en la vida diaria La orientación de un psicólogo es necesaria para trabajar más el problema.

1. Comience con tareas simples

Son excelentes para alentarlo a completarlos fácilmente y sin presión para obtener resultados extraordinarios. Puede ser un trabajo voluntario de su elección, ayudar a alguien a cerrar, practicar ejercicios grupales o disfrutar de eventos que su ciudad tiene para ofrecer.

2. Califica tus amistades

Si no se siente bien con su grupo de amigos, identifique lo que está mal y trate de encontrar una solución.

3. Permítete vivir nuevas experiencias.

Comience un curso de idiomas o aprenda a tocar un instrumento musical. El desánimo probablemente solo se apoderará de estas actividades, pero presiona para enfrentar este desafío.

4. Hable con las personas sin expectativas..

Concéntrese solo en el momento presente y comparta temas interesantes. Esta actitud ayuda a que la conversación se desarrolle naturalmente, lo que aumenta las posibilidades de hacer una nueva amistad.

5. Tenga un diario o tómese un momento para escribir

Escribe tus sentimientos descaradamente. La técnica del diario se utiliza en muchos tratamientos, ya que ofrece muchos beneficios. Uno es el alivio de la tensión a través del estallido, ya que no todos pueden abrir sus corazones. Por lo tanto, expresarse a través de la escritura puede ser una alternativa menos intimidante.

6. Invierte en tu autoestima

Es fácil olvidar su propio valor en medio del apuro y el peso de las críticas y las relaciones frágiles pueden sacudir nuestra confianza. Podemos ser tomados como rehenes por la aprobación de otros si no sabemos cómo valorarnos. Entonces, el consejo es: tómate un momento del día para admirar lo bueno de ti y recordar tus cualidades.

Es posible que deba hacer un mayor esfuerzo para salir de la zona de confort, pero no exceda sus límites. Estas actitudes simples tienen el poder de evitar soledad y devolver el gusto por la vida. La práctica frecuente mejora nuestra salud mental y contribuye a una vida más feliz.

¿Te gustó la publicación? ¡Entonces suscríbase a nuestro boletín para recibir notificaciones de nuestro contenido y noticias en su casilla de correo electrónico!